Alternativas a YouTube: distribución federada de contenidos multimedia.

· 8 min read
Alternativas a YouTube: distribución federada de contenidos multimedia.

YouTube es sin lugar a dudas el servicio de compartir video en streaming más popular y con más contenido gratuito.

¿Gratuito?

Si te pareces un poco a mi estarás a estas alturas hasta las narices de YouTube, de sus continuos cortes con anuncios en los videos, de los ads que añade por todas partes, de tener que aceptar una lista interminable de cookies y condiciones de uso, de su continua intromisión en tu privacidad...

Y encima ahora, después de hacer el negocio del siglo como plataforma de distribución de contenido y construir casi un monopolio, quieren cobrarte al mes una cantidad fija (que pagarás lo uses o no) si quieres que te dejen ver los videos sin continuos cortes y molestias.
Para eso prefiero pagar por visión cuando algo me interesa, no estar pagando lo use o no.

Como eso tenga éxito pronto no te dejarán ver mucho contenido o te mostrarás sólo el principio como no estés suscrito, y al creador de contenido también le cobrarán.

De momento los creadores de contenido no andan muy contentos con él, puesto que sus ingresos por publicidad se han visto drásticamente disminuidos a pesar del aumento en publicidad que han introducido por todos lados, debido a que YouTube ha aumentado su parte de los beneficios.

Todo esto ha venido sucediendo desde que Google lo compró. Google es un lobo con piel de cordero: ofrece servicios de forma gratuita (buenos eso sí) y cuando se impone en el mercado (si no se impone y hay alguien que da un buen servicio lo compra para adaptarlo a sus intereses) empieza a meter todo su sistema de generar beneficios a base de inmiscuirse en tu privacidad y vender toda la información de tus actividades online.
En los últimos años también ha ido introduciendo el concepto de suscripción en el software y servicios: pagas por usar cierto software una cantidad lo uses o no.

Muy alejado este concepto del mundo ideal que nos vendían los fundadores de Google donde ellos eran quienes venían a facilitar el acceso a internet a todo el mundo.

Bueno ya basta de hablar de Google.

Alternativas centralizadas a YouTube

Sin duda hay muchas alternativas a YouTube.

Una de las más conocidas y que ha venido siendo empleada por muchos creativos es Vimeo.

Página principal de vimeo

El modelo de negocio de vimeo no se basa en la publicidad ni en compartir tus actividades con terceros.

Los usuarios de vimeo no tienen que pagar por visualizar el contenido, ni hay una suscripción pro que te evite la publicidad porque no hay publicidad.

En el modelo de negocio de vimeo es el creador de contenido quien asume los costes de su publicación, quien luego puede usar cualquier forma que considere oportuna para su rentabilización (poniendo los videos sólo accesibles a subscriptores en su web, en algún sitio donde se le pague por visita, mediante donaciones, etc.)

Para ello tienes que crearte una cuenta y optar por uno de sus planes que se diferencian en el límite de GB que puedes subir a la semana, con algunas otras diferencias entre ellas.

Tienen un plan gratuito que te permite subir únicamente 500 MB de videos a la semana, lo que puede ser suficiente para un particular que quiere subir un video corto muy de vez en cuando, pero no para quien quiere mantener un canal activo, con videos más largos y en calidad HD o 4K.

Hay muchas otras alternativas con diferentes modelos de negocio (no nos olvidemos de que en internet todo es un negocio, todo servicio tiene su coste y su forma de obtener beneficios).

Pero al final siempre que optemos por un servicio de contenidos centralizado estaremos dependiendo de la correspondiente compañía y sus cambios en los planes ofrecidos (cambios en precio y condiciones) o incluso de modelo de negocio (como pasó con flickr en el ecosistema de galerías fotográficas).

Y no sólo eso, si no que estaremos también al albur de esa compañía en cuanto a lo que pueda considerar apropiado o no como contenido a compartir, el grado de visibilidad que le quiera dar a nuestro contenido según sus criterios de cúanto le pueda sacar por publicidad, o incluso que en un momento dado decidan cerrar el negocio y perdamos todo el contenido subido.

Existen muchas otras alternativas a YouTube con sus propios planes y condiciones de servicios (dailymotion, Dtube, incluso twiter o facebook permiten compartir videos).

También hay muchos artículos de opinión en internet sobre dichas alternativas centralizadas, sus pros y sus contras.

Así que no voy a ahondar más en ello, no es la solución que yo buscaba para la distribución de contenido multimedia sin depender de las decisiones futuras de una compañía determinada.

¿Hay alternativas a los servidores de contenido centralizados?

Pues sí, hay alternativas: los servidores de contenido federados.

Se engloban dentro de una filosofía de federación de servicios conocida como fediverso.

En el *fediverso* hay un conjunto de servidores distribuidos que ofrecen un determinado servicio distribuido, de forma colaborativa, de manera que cada uno mantiene parte de los datos de dicho servicio (en este caso videos o contenido multimedia) pero también almacena parte del contenido de otros y colaboran entre ellos para proporcionar el servicio necesitado por un usuario en un momento dado.

No hay un servidor centralizado (o un conjunto de ellos) que mantenga todo el contenido y los recursos necesarios para proporcionar el servicio, si no que se distribuye entre ellos y todo el mundo es libre de crear un servidor del fediverso y añadirlo a la red de servidores.
Por su propia concepción, nadie puede arbitrar qué se puede o no compartir o quién puede o no hacerlo, ni censurar o eliminar el contenido subido por alquien.
Si uno de los servidores cae, el resto podrá seguir proporcionando el servicio.

Esto lo hacen utilizando protocolos pensados para ello, algunos nuevos, otros ya existentes como bittorrent.

En el caso de los servicios de contenido multimedia federados, cada servidor que se crea se encarga de mantener cierto contenido que se sube a su servicio y luego se distribuyen parte de esos videos (o música, o fotos, puesto que no son sólo videos, puede ser cualquier tipo de contenido) entre los servidores que componen la federación.

Los clientes que visualizan ese contenido y descargan parte de ese contenido durante la visualización en streaming, también pueden proporcionar ese contenido que tienen en la caché al resto de clientes de la federación.

¿Qué servicios federados de contenido hay disponibles?

Pues puede haber muchos servicios diferentes, con protocolos diferentes, el fediverso no es uniforme.

Cualquier servicio de este tipo se basará en un software y un protocolo, que será el que se encargue de implementar el servicio y de las comunicaciones e intercambio de contenidos entre los diferentes servidores que componen la federación de servicios.

Para cumplir con el objetivo de que nadie pueda censurar a nadie, ni retirar contenido que no le conviene a  él, ni cambiar las condiciones de uso para imponer las que le conviene o cambiar drásticamente el funcionamiento del software a su conveniencia, es imprescindible que dicho software se distribuya bajo una licencia de *código abierto* (opensource) donde el código esté disponible para cualquiera que lo quiera auditar, pero no sólo eso, una licencia que permita modificar el código a cualquiera que lo quiera hacer e impida el que el equipo original pueda cerrar el código o someterlo a patentes.

Hay que distinguir entre el software (y protocolos) que permite poner en funcionamiento una federación de servidores y los servidores que muestran dicho contenido y que ejercen de escaparate de dicho contenido y facilitan su indexación y su búsqueda por parte de los usuarios.

Cada servidor será responsable del contenido que muestra en sus páginas (y también de las responsabilidades legales en que pueda incurrir según la legislación del sitio donde se ubica) y requerirá en la mayoría de los casos que los creadores de contenido se registren con una cuenta para poder subir contenido a mostrar en ése servidor (es la forma que tendrán de exigir responsabilidades al usuario sobre su contenido).

El usuario que sube determinado contenido a un servidor será el responsable de dicho contenido y de que cumpla con la legislación que le afecte (según la nacionalidad del dicho creador de contenidos).

El hecho de que seamos libres para poder subir el contenido que queramos y nadie nos pueda censurar no implica que no seamos legalmente responsables de nuestras actividades y del contenido que compartimos.

Así que ojo con subir contenido protegido por derechos de autor, contenido xenófobo, sexista o de otro tipo similar, puesto que el hecho de que lo puedas hacer no implica que no tengas que asumir las consecuencias legales de ello (si es que en la legislación que te afecta existe dicha responsabilidad).

Empecemos por comentar brevemente dos plataformas de software/protocolos más utilizadas: lbry y peertube con dos filosofías distintas.

En cada uno de ellos comentaremos alguno de los servidores de contenido más populares que emplean dicha plataforma, donde podrás registrarte y subir el contenido de inmediato.

LBRY: El software para compartir y rentabilizar tu conenido

Se trata de una plataforma de software federado orientado a la compartición de contenido multimedia, aunque se puede compartir cualquier tipo de fichero.

La plataforma de software ha sido creada y es mantenida por una empresa del mismo nombre con un equipo de desarrolladores detrás, que es quien impulsa principalmente su desarrollo, apoyándose también en desarrolladores independientes que quieren aportar sus mejoras a la plataforma, pero en forma de código abierto, de manera que cualquier podría en un momento dado partir de dicho código para implementar modificaciones, o seguir manteniendo la filosofía de la plataforma tal y como se concibió (en caso de que la compañía lo abandonara o pretendiera un cambio de rumbo en las condiciones de uso).

Exite también la LBRY Foundation que agrupa a los desarrolladores, creadores y diseñadores independientes interesados en impulsar la plataforma.

Toda la plataforma gira entorno al protocolo LBRY propio de esta plataforma.

El protocolo se compone de dos partes principales:

  • LBRY blockchain: tratando de explicarlo de una forma muy burda, es el método empleado en las bitcoins para garantizar que un usuario pueda ser reconocido como poseedor de un determinado objeto digital (o cadena de bloques) de forma que los componentes de la federación reconozcan su posesión o su autoría, y se pueda transmitir a otro miembro de la federación siendo reconocida su transmisión por el resto de miembros.
    Según la definición de lbry,
    "Una cadena de bloques, o libro de contabilidad distribuido, es la innovación clave detrás de la red Bitcoin. Las cadenas de bloques resolvieron el complicado problema tecnológico de hacer que un grupo de entidades distribuidas y dispares se pusieran de acuerdo en una situación de rivalidad (como la cantidad de dinero que se deben entre sí)".

Más información sobre las motivaciones para la creación de la plataforma, su filosofía, etc la puedes encontrar en Art in the Internet Age: An Introduction to LBRY.

Un problema que puede tener LBRY de cara a evitar la censura (para aquéllos interesados en ese aspecto) es que al ser un protocolo diferente, con paquetes fácilmente identificables y discernibles, puede ser fácilmente bloqueado por los routers, con lo que cualquier gobierno o ISP podría fácilmente bloquear el tráfico LBRY en cualquiera de las redes que controla o directamente ser declarado ilegal, sin afectar al tráfico normal basado en otros protocolos comunes como HTTP.
La única opción para seguir usándolo sería en ese caso utilizar una VPN con servidores en sitios donde no fuera ilegal o estuviera controlado, lo que indudablemente dificultaría mucho su uso y la distribución de contenido basado en LBRY en esos sitios.

Related Articles

Cursos interesantes de Darktable
· 1 min read
Flute Tunes
· 1 min read
Libros sobre Javascript
· 2 min read